"Si tus acciones inspiran a otros a soñar más, aprender más, hacer más y ser mejores, eres un líder". John Quincy Adams

Busca en este Blog

sábado, 17 de mayo de 2014

Cómo construir el hábito del optimismo


Igual que nos esforzamos en crear hábitos saludables y desprendernos de aquellos otros que nos son nocivos, ¿por qué no dedicamos tiempo a cuidar nuestra mente, poniendo freno a los pensamientos negativos que generan emociones tóxicas?

No nos han enseñado cómo hacerlo. Lo racional se impone y con ello una forma concreta de ver la vida. De interpretarla. De vivirla.
Observamos y descodificamos la realidad que nos rodea a través de unas gafas enormes, 

¿Qué hacer cuando los cristales están tan empañados que apenas distinguimos los colores? 

En la píldora formativa de hoy, Elsa Punset nos enseña cómo podemos construir el hábito del optimismo.
 
El cerebro está programado para sobrevivir.

Constantemente nos recuerde que ahí fuera, el mundo es peligroso; que podemos encontrar amenazas que pongan en peligro nuestra estabilidad; que debemos ser cautos y protegernos (de personas, situaciones e incluso sueños por alcanzar). Está bien mantener la guardia pero,

¿Qué sucede cuando sólo filtramos esos temores, y nos dejamos llevar por ellos?

Que el miedo nos paraliza, la ilusión y la confianza desaparecen y comenzamos a arrastrarnos por la vida, esa jungla en la que hemos convertido nuestra existencia.

Dejamos de dar importancia a todo lo bueno y positivo que también forma parte de ella. No lo vemos porque centramos nuestra atención en los aspectos negativos, porque dejamos que el pesimismo gane y ocupe el espacio de las pequeñas – grandes parcelas por las que merece la pena ser y estar.

Elsa Punset nos explica que para crear un nuevo hábito emocional, es necesario ejercitar nuestro cerebro como un músculo más de nuestro cuerpo; debemos entrenarlo para reducir esos pensamientos negativos y equilibrar las dos tendencias (optimismo-pesimismo) que son innatas en todos los seres humanos.

¿Cómo hacerlo?

1.   En un papel en blanco traza tres grandes columnas y escribe en cada una de ellas

 
 
Un recuerdo alegre
 
 
Una persona a la que quieras mucho
 
Un deseo que tengas para el futuro cercano, algo que te gustaría hacer en tu vida en el corto/medio plazo.
 

 Todas ellas han de generar en ti sensaciones cálidas, sentimientos positivos.

2.   Asocia cada una con un color. 

3.   En cartulinas de esos colores, traza círculos, escribe en ellos ese recuerdo, esa persona, ese proyecto respectivamente y recórtalos. El tamaño lo eliges tú. 

4.   Pega esos círculos en un espacio donde tenerlos cerca a diario.


Cada vez que veas ese círculo azul en el que escribiste “playa”, acudirá a tu mente el recuerdo de los días soleados que te hicieron feliz y tu estado emocional cambiará; durante al menos unos segundos, al recrearlo, volverás a sentir esa emoción positiva. Lo mismo sucederá con el círculo de la persona o del proyecto que quieres poner en marcha.

Estarás recreando emociones cálidas, positivas. Estarás entrenando tu cerebro, casi casi obligándolo a trabajar en traer optimismo a tu presente y en pequeñas dosis
 
¿Quieres intentarlo? Cuéntame el resultado.
 

2 comentarios:

  1. Buenísimo artículo, felicitaciones y gracias por compartirlo !!

    ResponderEliminar
  2. ¡Gracias Jesica! Me alegro de que te haya gustado.
    Un saludo,

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...