"Si tus acciones inspiran a otros a soñar más, aprender más, hacer más y ser mejores, eres un líder". John Quincy Adams

Busca en este Blog

lunes, 10 de marzo de 2014

Liderazgo emocionalmente inteligente.


 
Me gustaría que hoy reflexionáramos juntos sobre lo que Álvaro Merino define como “liderazgo emocionalmente inteligente” y que de manera resumida puedes visualizar en la píldora formativa del Instituto Hune que encontrarás al final de este post.

Potestas y Auctoritas.

Álvaro Merino define el liderazgo como la capacidad para influir en nosotros mismos y en los demás.

Mira a tu alrededor y/o a ti mismo (no hace falta que seas el superjefe ni siquiera el jefecillo de un departamento o empresa, porque todos de una manera u otra ejercemos el liderazgo, por ejemplo en nuestra familia con nuestros hijos) y hazte esta pregunta:

El liderazgo que has analizado (propio o ajeno) ¿está basado en Potestas (el poder formal, otorgando de arriba abajo), Auctoritas (el reconocimiento moral que sólo viene dado de abajo a arriba), una mezcla de ambas, o de ninguna?

Anota tus conclusiones.

Situaciones.

1)   ¿Qué sucede cuando en una organización, familia o grupo de trabajo no existe Potestas (no hay poder formal) ni Auctoritas (reconocimiento)?

Se genera el CAOS.

El grupo, empresa o familia no tiene unas directrices claras a seguir, no existen referentes ni formales ni informales, no hay pautas, nadie dirige por lo que cada miembro intentará conseguir sus propios resultados, el famoso ir a su bola. En este tipo de situaciones los objetivos no se cumplen, las metas son difusas, por lo que es muy complicado avanzar o hacerlo en una misma dirección. No existe Liderazgo.

 
2)  ¿Qué sucede cuando quien lidera tiene el poder formal (título, puesto clave) pero no cuenta con el apoyo y reconocimiento moral de aquellos a quienes dirige?

El estilo de dirección se convierte en  DICTADURA.

 El líder es seguido porque no queda otra opción que hacer lo que éste dice o más bien ordena. Se le sigue porque es “el jefe”, el que manda, el que tiene en sus manos el poder de hacer y deshacer aunque no nos involucremos en sus decisiones, aunque no nos motive porque no nos escucha. No reconocemos su liderazgo y los resultados en los equipos /familia/ organización suelen ser escasos. En esas situaciones el talento desaparece, las situaciones se enmohecen y el cambio, la transformación, el desarrollo queda relegado… bien lejos.

 
3)  En el otro extremo tenemos a aquellos que aun no teniendo poder formal (Potestas) son capaces de aglutinar el reconocimiento moral del equipo, del grupo de trabajo.

Nos encontramos con el liderazgo informal, aquel que es muchas veces tremendamente tan necesario y útil (canales de comunicación informal). En esas situaciones es donde podemos encontrar

El CAMBIO

Personas con carisma, llenas de inquietudes (buenas y/o malas) que conocen lo que “la plebe” busca y espera, lo que quiere que desaparezca o se transforme. Es importante detectar este tipo de liderazgo, aunque para que el cambio se convierta en una gran transformación necesitaremos el cuarto supuesto:

4)  El líder que tiene poder formal (Potestas) y reconocimiento informal (Auctoritas).

Este es el verdadero líder. El que hará que las personas se desarrollen, el que alcanzará los objetivos comunes, el que concretará su visión. Este es el líder que todos queremos tener y que cuando lo encontramos seguimos hasta el infinito y más allá,  porque es capaz de que exploremos nuestros límites y seamos capaces de agrandarlos. Este tipo de líder es el que consigue

La TRANSFORMACIÓN

Volviendo a la primera cuestión que te plantee (observación) ¿en qué tipo de situación te encuentras? ¿Cómo crees que puedes seguir avanzando?
 
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...