"Si tus acciones inspiran a otros a soñar más, aprender más, hacer más y ser mejores, eres un líder". John Quincy Adams

Busca en este Blog

lunes, 8 de julio de 2013

Recarga las pilas o puedes acabar en el cubo de la basura

No lo digo yo. Bajo este titular tan rotundo Mario Alonso Puig presenta en El Hormiguero el tercero de los entrenamientos mentales que nos pueden ayudar a generar emociones positivas, haciéndonos más felices.  

Ahora que muchos habéis iniciado las esperadas vacaciones y otros tantos contamos los días que nos quedan para ello, es el momento adecuado para comenzar a instalar el hábito que nos ayude en la vuelta al cole a mantener los niveles de estrés controlados. 

La reacción de estrés es un mecanismo que genera nuestro organismo cada vez que detecta una perturbación; el Dr. Alonso Puig pone como ejemplo el atracón de pasteles que eleva la glucosa en sangre o la visión de un desconocido en un callejón. La reacción de estrés se activa para conseguir eficiencia, mantener o recuperar el equilibrio y generar energía (ser capaces de correr en caso de que el desconocido quiera perseguirnos).

Pero debemos saber que esa situación mantenida en el tiempo produce una carga alostática que se acumula, generando residuos tóxicos que literalmente nos envenenan.
Cuando los depósitos están saturados:
 
a)                 Dejamos de ser eficientes: perdemos capacidad de análisis, nos cuesta ver las cosas con claridad.

b)                 Perdemos el equilibrio: nos volvemos irritables, aparece el temido insomnio…

c)                 Agotamos nuestra energía: nos arrastramos por la vida, nos cuesta realizar las actividades más cotidianas… podemos llegar a enfermar.


De ahí el título elegido muy sabiamente: si no somos capaces de limpiar las toxinas y recuperar el equilibrio, acabaremos realmente enfermos. 

Las técnicas que propone -elige una y practícala durante al menos 1 semana- son muy sencillas: 

  1. Respiración abdominal: Cada 2 o 3 horas, para y dedica un tiempo a respirar profundamente, intentando hinchar tu abdomen, reteniendo el aire unos segundos para finalmente expirar. Realiza series de 10 respiraciones profundas cada vez. Con ello conseguirás liberar serotonina 

  1. Apretar los puños fuertemente mientras respiras con normalidad para luego relajarlos. Haz series de 10 tensión/distensión cada vez. 

  1. Pasear a buen ritmo durante 10 minutos. Tal vez prefieras caminar activando tu respiración y tu corazón. Liberarás oxitocina, que limpia que da gusto esos residuos radioactivos generados por el estrés. 

  1. Si eres de los que prefieren entrenar la mente generando imágenes y emociones positivas, propone un ejercicio a realizar por la noche, antes de dormir:
-         Elige un lugar tranquilo.

-         Coge una hoja de papel pequeña y escribe las palabras que describan lo que sientes y que te genera ese estrés: miedo, ira, nerviosismo…, arruga el papel, haz una bola y tíralo literalmente a la papelera de reciclaje.

-         Después en una hoja de papel más grande que la anterior y escribe lo que te gustaría sentir. Guárdalo.

-         Al menos 4 veces al día durante esa semana, deberás recordar qué es lo que has escrito en la hoja de papel que has guardado.

 

Este ejercicio puedes combinarlo: escribir 3-4 acontecimientos que van bien en tu vida, que generan en ti emociones y sentimientos positivos; recrearlos mentalmente a lo largo de la jornada te ayudará a enviar mensajes a tu cerebro que contrarresten las cargas emocionales negativas que te rodean e invaden.

 

Todo esto puede sonarte a engañuflas de Flower Power, pero tienen su base empírica, y además por probar… no pierdes nada.
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...